Todas las personas manejamos los cambios y las crisis de manera diferente según nuestra experiencia al enfrentar este tipo de situaciones. La Incertidumbre de no saber qué va a pasar en muchas de nuestras áreas vitales como lo son la salud, el trabajo, la familia, las finanzas, las relaciones, etc., puede llegar a generar una sensación de miedo al no tener ni la confianza, ni la certeza, ni la seguridad de lo que va a pasar, ni de saber cómo afrontarlo; al mismo tiempo que el tenernos que obligar a realizar cambios drásticos a los cuales no estamos acostumbrados. Frente a estas situaciones nuestro cerebro siempre va a preferir evitar el sufrimiento, lo seguro, lo que ya conoce, lo que está acostumbrado, porque estas asimilaciones no le generan ningún esfuerzo, además de los cuestionamientos que no tiene que enfrentar acerca de poder lograr o no lo proyectado. Una vez se presenta el cambio o la crisis el miedo aparece para alertarnos de un posible peligro y protegernos, sin embargo, tiene una función positiva importante de asimilar situaciones y pedir ayuda, por lo cual nos motiva a actuar para evitar consecuencias negativas.

Si nunca sintiéramos miedo no nos daríamos cuenta de que algo nos puede perjudicar o hacer daño, si no tomamos las medidas adecuadas, por lo cual esta emoción debemos “Aceptarla” desde esa perspectiva y no resistirnos a ella, este es el primer paso; como segundo paso está el análisis que debemos realizar de porque estamos sintiendo esta emoción, preguntarnos qué elementos personales o del ambiente la está provocando y  cuáles de esos elementos si podemos controlar, para asi mismo seguir al siguiente paso que es la “Acción”, por ejemplo si lo que más asusta es no saber gestionar un tema determinado porque nunca lo hemos realizado, la acción inmediata es aprender a hacerlo; afortunadamente estamos en una era donde hay mucha información a la mano y solo hay que buscarla de buena fuente y practicarla.

Si estos pasos te resultan muy difíciles de cumplir y notas que llevas mucho tiempo bloqueado es tiempo de analizarte, gestionarte y buscar ayuda para poder aprender a gestionar nuestras emociones de una manera que logres superar las dificultades naturales que todos enfrentamos.

Psicóloga Yenifer Alfonso